fbpx
610 53 87 18 // 628 54 13 35 // 663 46 36 05 administracion@vendimiaseleccionada.com
Seleccionar página

Un país en una uva… Tempranillo.

Si pensamos en una variedad representativa de España, nuestra mente acudirá indefectiblemete a la Tempranillo.

La reina peninsular de las uvas tintas está presente en multitud de regiones vitivinícolas, siendo la total protagonista en algunas de ellas. Por citar alguna “desconocida”, la Rioja o la Ribera del Duero respiran Tempranillo.

Pero, ¿dónde radica el origen de esta variedad?

Tras los recientes estudios conjuntos realizados por el ICVV (Instituto de Ciencias de la Vid y el Vino) y por el IMIDRA (Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural y Alimentario),  siguiendo el método de análisis por ADN, se ha llegado a la unánime conclusión de que procede de la hibridación entre dos variedades, Albillo Mayor o Turruntés (no confundir con la Torrontés gallega), procedente de Castilla y León y la variedad tinta Benedicto, de zonas aragonesas y prácticamente extinta.

Históricamente, la primera referencia que llega hasta nuestros días es del año 1512, en la que el estudioso agrícola talaverano Alonso de Herrera la describe por primera vez llamándola Tinta Aragonez, sinonimia de Tempranillo. No es hasta 1765, en la obra de J.A Valcárcel cuando se escribe de forma más detallada acerca de esta variedad de uva, describiendo la persistencia de su hollejo, la fortaleza de sus sarmientos, su maduración… En 1807, Clemente y Rubio elabora un aún más detallado informe acerca de la misma, llamándola Cupani. Pero no es hasta comienzos del siglo XX cuando en primer lugar Manso de Zúñiga en 1905 y posteriormente Nicolás García de los Salmones en 1914 terminan de detallar la fisiología y comportamiento de ésta.

“Obra de agricultura copilada de diversos auctores”.  Alonso de Herrera, 1513

Y, ¿dónde se cultiva y en qué cantidades?

Para percatarnos realmente de la importancia de esta variedad en la viticultura española, hemos de atender  a que en España se cultivan aproximadamente unas 200.000 Ha de Tempranillo, localizadas en todas las comarcas vitivinícolas españolas, siendo La Rioja, Castilla y León y La Mancha sus principales feudos. Esta cantidad supone el 20 % aproximadamente de todas las hectáreas de viña que hay en España, siendo superada únicamente por la variedad blanca manchega Airén.

En Portugal también tiene un papel predominante en zonas como el Alto Douro y Alentejo. Actualmente está adquiriendo relevancia en paises de primer orden vitivinícola como Francia e Italia y más lejanos y exóticos como Chile, Argentina, México o Estados Unidos.

Y, ¿cuántos nombres recibe?

  • Tempranillo: Rioja
  • Tinto/a Fino/a, Tinta del País: Ribera del Duero
  • Ull de Llevre: Cataluña
  • Cencibel: Valdepeñas
  • Jacibera o Jacivera: Levante, La Mancha
  • Tinta Roriz, Tinta de Santiago y Aragonez: Portugal
  • Tinta de Toro: Zamora
  • Tinto Aragonés: Aragón
  • Escobera y Chinchillana: Extremadura
  • Valdepeñas: Estados Unidos………y muchos más…

Y, ¿cómo es la variedad?

La baya es de tamaño medio-grande, con una coloración negra azulada, de textura carnosa, hollejo grueso y pedicelo (unión al racimo) muy resistente. Los racimos son de tamaño grande y generoso, con una característica forma de “T” y las cepas erguidas y fuertes. Es una variedad de maduración “temprana”, ¡¡¡de ahí su nombre!!!

Racimo de Tempranillo 

Y, ¿cómo son los vinos elaborados con Tempranillo?

Aunque cada zona aporte sus características propias, la variedad en sí puede transmitirnos rasgos que son inconfundibles.

Produce tintos ricos en alcohol, bien cubiertos, elegantes afrutados con acidez y taninos persistentes que ayudan a su envejecimiento.  Aromas a bayas rojas (frambuesas y grosellas), moras, zarzamoras y ciruelas negras. Se presenta fresca y seca en boca. El bouquet de su crianza nos recordará a vainilla, cuero y canela.

Ya sabemos algo más acerca de esta variedad de uva tan versátil y agradecida. Cuando pidas vino, si éste es Tempranillo, ¡¡¡recuerda!!!, Tempranillo es el nombre de la variedad de uva, ¡¡¡no la juventud del vino!!!

 

Comparte
0