D.O. PENEDÉS

El Consejo Regulador de la D.O. PENEDÉS se fundó en el año 1960. En este tiempo, la viticultura empezaba a representar un poder económico importantísimo en el Penedés, se empezaron a establecer una serie de empresas que en sus fincas vitícolas elaboraban y embotellaban sus vinos y empezaban a comercializarlos. Esto dió pie a crear la Denominación de Origen Penedés; esta fundación quería ser simplemente el reconocimiento a un tipo de producto muy concreto, y además, ofrecer al consumidor una garantía de una determinada calidad zonal. Actualmente el Consejo Regulador tiene en la D.O. Penedes inscritas en sus registros a cinco mil setecientos viticultores, doscientas setenta bodegas, como Celler Albet i Noya y ciento cuarenta y ocho empresas dedicadas a la crianza y a la exportación, este contingente implica una producción anual de entre un millón y medio y dos millones de hectolitros de vino. La Denominación de Origen asegura unas variedades concretas de uva, como Cabernet Sauvignon.  Para producir un determinado tipo de vino con denominación, siguiendo unos protocolos de elaboración y con viñas situadas voluntariamente dentro de la región natural, el vino no puede ser elaborado con cualquier variedad. Toda esta normativa ha dado pie a un producto vitícola que el consumidor reconoce con nombre de Vino del Penedés, tutelado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen. Así se garantiza una determinada calidad.

Mostrando el único resultado